Solución Crisis #Grecia: Día 1

Toda situación enconada precisa una catarsis para su resolución. 

Las dificultades financieras del Estado Griego son enormes y complejas. El país heleno no cuenta a día de hoy con capacidad orgánica de generación de liquidez suficiente de hacer frente a sus gastos corrientes (pensiones, salarios…etc.) y obligaciones financieras (Deuda Pública). En este punto, las alternativas son:

1. Llegar a algún tipo de acuerdo para que instituciones supranacionales continúen facilitando liquidez que permita pagar.

2. Dejar de pagar todo o parte de algunas o todas sus obligaciones.

Como es lógico, los acreedores exigen a Grecia ciertas reformas económicas y fiscales que hagan viables sus cuentas públicas y ,por ende, aumenten la probabilidad de que el país genere riqueza suficiente para atender en el futuro los pagos comprometidos. 

Por su parte, el Gobierno griego de Syriza (partido gobernante) se esfuerza por mantener de cara a su electorado la postura de confrontación con las instituciones acreedoras que le llevo a ganar las elecciones presidenciales capitalizando el hastío de la sociedad griega causado por los duros recortes presupuestarios y medidas fiscales de los últimos años.

El punto álgido de esta última estrategia ha venido con la ruptura de las negociaciones este fin de semana y la convocatoria de un referéndum en Grecia el próximo domingo día 5, sometiendo a votación el “Sí” o el “No” a las negociaciones con la anteriormente conocida como “Troika”.

Más allá de consideraciones políticas y personales sobre la legitimidad y las consecuencias de las posturas enfrentadas, lo más positivo de la situación es que tras meses de “culebrón” con más pasos estéticos que reales, hoy las cartas se ponen sobre la mesa de manera más clara. Por eso creemos que, tras meses hablando sobre las negociaciones griegas, hoy es realmente el día 1 de la resolución a la incertidumbre vivida durante tanto tiempo.

El resultado final es impredecible. Por fortuna, incluso si ocurriera el impago o “default” (a priori, el más traumático de las vías posibles. Especialmente para la economía griega), la economía europea y, en especial, los países periféricos se encuentran en una situación mucho menos vulnerable que años atrás. Si a esto sumamos el establecimiento reciente de “cortafuegos” institucionales ante un evento de estas características, no es descabellado pensar que la situación desencadenada ayer es incluso positiva para las economías y mercados europeos en tanto en cuanto contribuirá a la eliminación de una incertidumbre que ha estado presente demasiado tiempo.

Gracias a todos por vuestro tiempo,

Josu de Linaza (Alanco Innovación Financiera)

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Email this to someone