¿Nos hemos vuelto locos? ¿Quién compra rentabilidad negativa?

Hace ya meses, incluso años, que venimos escuchando aquello de “en lugar de pagar por su deuda……cobran!!!”.

 

euro-165852_1280

Primero fue Alemania (su Bono estatal a 2 años) quién en 2012, por la inusitada demanda internacional de Bonos alemanes que se produjo para sentirse a salvo de la crítica situación financiera de varios países europeos. Sí, en entre ellos, España.

 

Dos años y medio después del milagroso “Haré lo que sea necesario, y créanme, será suficiente” con el que Mario Draghi calmó a unos mercados al borde del colapso, una empresa privada (no un Estado, sino Nestle) emitió ayer deuda a más de un año con rentabilidad negativa. Afortunadamente, la situación actual a diferencia de la de entonces, ha dejado de ser dicotómica. En lugar de contar con unos pocos emisores en rentabilidades cercanas a cero y otros pagando astronómicos e insostenibles intereses, en la actualidad la reducción de rentabilidades ha sido generalizada (a excepción de Grecia), tanto por la reducción de primas de riesgo como por el progresivo descenso de tipos de interés de intervención llevado a cabo por las Autoridades Monetarias Europeas.

 

Este es el hecho, pero queda por responder la pregunta inicial, ¿quién compra rentabilidad negativa?

 

Algo que puede parecer totalmente irracional, cobra sentido si partimos de ciertas hipótesis:

 

♦¿Y si se espera una deflación intensa y duradera? Si esperamos que los precios de bienes y servicios caigan de manera drástica y duradera, la Rentabilidad Real (Rentabilidad Nominal menos el efecto de la inflación o, para los puristas, (1+ R.nominal ) = ( 1+ R.real )*( 1 + Infl.)) de una inversión con Rentabilidad Nominal negativa, puede convertirse en positiva si consideramos ese escenario inical.

♦¿Y si se espera que la rentabilidad, aunque negativa, siga bajando? En los activos de renta fija, rentabilidad y precio son dos magnitudes que se mueven en sentido contrario. Así, los inversores que contemplan una venta del activo antes de su vencimiento, pueden confiar en que el precio del Bono siga subiendo (haciendo su rentabilidad cada vez más negativa) y obtener rentabilidad positiva de la operación.

♦¿Y si se espera una revalorización del Euro frente a la divisa del comprador? Para inversores extranjeros con divisa distinta a Euro, es una forma de apostar por una revalorización de la moneda Europea.

♦¿Y si eres una Entidad Financiera a la que el Banco Central Europeo cobra por depositar tus excedentes de liquidez? El Banco Central Europeo, para incentivar la utilización de la liquidez de los Bancos (esperando una reactivación del crédito), cobra actualmente un 0,20% a las Entidades Financieras que quieran depositar sus excedentes en las cuentas de depósito del Organismo Europeo. Por tanto, es posible que sea más “barato”  para la entidad comprar Bonos de máxima seguridad a pesar de que la rentabilidad sea negativa (por ejemplo, -0,10%) que “guardar” esa liquidez en el BCE.

♦¿Y si eres un Fondo de Inversión cuyas características obligatorias (lo que en el argot se conoce como “por folleto”) incluyen la compra de Deuda a ese plazo de emisores de máxima solvencia? Los productos financieros están sujetos a un cumplimiento exhaustivo de la política de inversión definida en sus estatutos. Así, por ejemplo, un Fondo que replique por folleto al Ibex35, no podrá excluir un valor por considerar que no tiene buenas expectativas de revalorización. Del mismo modo existen Fondos que por folleto, deben componer su cartera con Deuda de emisores y plazos, que actualmente pagan rentabilidades negativas.

El mundo financiero nunca deja de avanzar en su complejidad y hoy, más que nunca, los profesionales del asesoramiento financiero debemos ser el apoyo para que familias y empresas planifiquen y gestionen sus recursos adecuadamente.

 

Gracias a todos por vuestro tiempo,

Josu de Linaza (Alanco Innovación Financiera)

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Email this to someone