Pánico Injustificado

Desde el mes de diciembre, las bolsas Europeas se han dejado al rededor de un 15% por las caídas en el mercado chino, los bajos precios de las materias primas y el incremento de las tensones geopolíticas.

Sobre los dos últimos factores, pocas son las novedades reales respecto a los últimos meses.

Las Bolsas están leyendo los precios de las materias primas (sobre todo el petroleo) en clave de menores perspectivas de cremcimiento global cuando, a nuestro juicio, es un problema de sobreoferta provocada por la estrategia de los países tradicionalmente productores para frenar la evolución los nuevos métodos productivos no convencionales especialmente en Estados Unidos y su desarrollo de “fracking”.

Respecto a la nueva tensión geopolitica en Oriente Medio entre Arabia Saudí e Irán y los ensayor armamentísticos de Corea del Norte, son nuevos episodios que, salvo desenlace improbablemente complicado, el mercado debe “digerir” como lo ha hecho en el pasado con otros conflictos (Ucrania, primaveras árabes, Rusia vs Turquía…etc.).

En el caso del principal argumento bajista, la situación de las bolsas chinas, pensamos que atiende más a razones técnicas y regulatorias de unas bolsas inmaduras que a un verdadero peligro de aterrizaje brusco de su economía.

A principios de este mes de Enero expiraba la medida tomada en Agosto por el Gobierno chino de prohibir la venta a los grandes poseedores de acciones en aquel mercado (aquellos con más de un 5% del capital de las cotizadas). Por este motivo, muchos inversores chinos se adelantaron al levantamiento de la norma con ventas masivas que derivaron en un pánico notable. Dicho esto, el Gobierno chino ha actualizado esta pasada semana sus medidas regulatorias frenando en buena medida el pánico vivido.

Más allá de matices del “peculiar” mercado chino, en las bolsas desarrolladas sólo hay una pregunta relevante: ¿Habrá un frenazo en seco de aquella economía que provoque una nueva recesión global?

Nosotros creemos que no. De hecho, los datos económicos chinos que conocemos son mucho más positivos que los que existían el pasado verano.

China está realizando titánicos esfuerzos para reconvertir su economía desde la exportación de bajo valor añadido a una economía sostenida por el consumo interno con una importante ampliación de su clase media y eso, claro, tiene un precio: Abandonar los crecimientos de doble dígito de Economía Emergente para asentarse en crecimientos potenciales más cercanos al 5% en los próximos años.

En definitiva, entendemos injustificadas las caídas bursátiles especialmente en Europa en un contexto de costes energéticos muy bajos y Euro débil que resultan tremendamente favorables para la inmensa mayoría de nuestras empresas.

No vemos nueva recesión global. Consecuentemente, pensamos que la Renta Variable Europea sigue siendo el activo preferido para este año y por tanto, “aguantar” esta fase de pánico puede ser sin duda la decisión financiera “mejor pagada” del año.

Un saludo,

J d L

 

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Email this to someone