¿Otra corrección del Mercado o algo más?

Está claro que el ciclo alcista global iniciado en 2009 ha sido mirado con lupa y puesto en cuestión más que ninguno de los anteriores y han sido numerosas las fuertes correcciones de los Mercados en este periodo. Primero el déficit en EEUU, luego la crisis del Euro, “apagón” fiscal en EEUU, primavera árabe, “tappering”, Grecia, China…y así una larga lista de episodios de fuertes caídas en las Bolsas mundiales.

Ninguno de estos episodios desembocó finalmente en una vuelta a la recesión global, siendo cada uno de ellos seguido de subidas en las bolsas por encima de los niveles previos. ¿Lo hará esta aparente “tormenta perfecta”? Pensamos que no, o al menos, que no hay evidencias económicas que nos lo indiquen.

Lo negativo que el mercado descuenta es:

  • Aterrizaje brusco de la economía china.
  • Menor demanda futura anticipada por la fuerte caída del precio del petróleo.
  • Endurecimiento de la política monetaria en EEUU.

Históricamente, la caída del precio del petróleo no ha sido el mejor indicador adelantado de una recesión económica. Todas las recesiones mundiales registradas desde 1970 estuvieron precedidas por un sensible repunte de la cotización del crudo, mientras que, por el contrario, casi todas las caídas en su precio superiores al 30% vinieron seguidas de una aceleración del crecimiento y un buen tono del mercado bursátil.
Por supuesto, comportamientos pasados no son garantía de dinámicas futuras, pero, al margen de los segmentos de actividad más ligados a las materias primas o a los bienes de capital, apenas se han observado en los países desarrollados hasta la fecha señales de deterioro a nivel macroeconómico o de resultados corporativos. Es más, los sólidos fundamentales que presenta la variable consumo privado en EEUU nos llevan a asignar sólo una probabilidad de recesión a doce meses vista del 20% para la primera economía del mundo.

Llegado este punto, y considerando la severidad del castigo a los activos de riesgo en tan poco tiempo, hay que plantearse si la tendencia primaria alcista del mercado bursátil estaría empezando a tornar bajista, escenario por el que no apostamos.
¿Qué factores históricamente han propiciado esta transición? Una recesión económica global, que, como hemos indicado, se antoja improbable. Una política monetaria endureciéndose de forma agresiva; en la actualidad, en las antípodas de esa situación a tenor de los niveles de precios. O una burbuja de  valoración, que no es el caso en las bolsas globales a día de hoy.

En conclusión, la penalización a los activos de riesgo nos parece excesiva, y el activo bursátil nos sigue pareciendo el que mejor binomio rentabilidad/riesgo presenta con la vista puesta a finales de 2016.

Saludos,

J d L

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Email this to someone