Grecia, ¿en qué punto estamos?

Los datos de crecimiento, los indicadores de sentimiento y los datos laborales publicados en el primer trimestre sobre la economía griega han superado las expectativas de los analistas lo cual, sin significar que la situación sea buena en absoluto, da una visión algo más positiva a futuro. No obstante, se estima que no será capaz de salir de recesión hasta el año 2017.

Estos datos, unidos a las nuevas reformas acordadas por el ejecutivo del país heleno, han permitido desbloquear un nuevo tramo del rescate europeo (10.000 mill €), asegurando el pago de los próximos vencimientos de préstamos.

Grexit

Pese a todo, el elevado desempleo y la debilidad del consumo interno sitúan la clave de la recuperación en el sector exterior. Una vez más, las exportaciones y el turismo deben empujar la incipiente recuperación.

Respecto a la viabilidad a largo plazo de la elevada deuda del país, parece cada vez más probable que el Eurogrupo flexibilice sus exigencias. No parece fácil que se admita una quita, pero si podría suavizarse la carga mediante extensión de los plazos y facilidades de pago.

En todo caso, la evolución positiva de la economía es la piedra angular necesaria para que el resto de factores puedan enderezarse de manera adecuada.

Gracias por vuestra atención.

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Email this to someone