¿Decepción del BCE? No lo vemos así

En nuestra opinión, la actuación del BCE ayer es perfectamente compatible con nuestro escenario de mejora sostenible de la economía mundial que debe trasladarse a los mercados en el corto/medio plazo. De hecho, lo que se anunció es precisamente lo que entendíamos razonable “pedirle” al BCE en este momento de mercado.

Las caídas de ayer vienen provocadas porque parte del mercado esperaba una actuación más contundente con estímulos “extras” pero entendemos que es una reacción de muy corto plazo y origina una oportunidad de entrada aún mejor.

Pensamos que la decisión de guardar “munición” de estímulos para el futuro es la mejor en el medio plazo. Siempre es preferible una economía capaz de crecer de forma orgánica que a base de estímulo externo, lo cual podría derivar en una indeseable dependencia.

En conclusión, la decisión del BCE reafirma nuestra visión del mercado con mejor nivel de entrada, si cabe.

Insistimos en que se ha cumplido el hito que esperábamos en el frente “Estímulo BCE”.

Este “frente”, junto con el de “subida de tipos en EEUU” y el de “aterrizaje suave en China” deben ser los vectores directores de la evolución de los mercados en 2016.

Por el lado de “subida de tipos”, las ultimas actas de la FED  arrojaron un muy buenos datos (desempleo del 5%, inflación subyacente del 1,9% y un crecimiento del PIB del 2,6%) que aumentan drásticamente las probabilidades de subida de tipos en la próxima reunión de diciembre. Como hablamos recientemente, aunque una subida de tipos ha sido históricamente un hecho negativo para los activos financieros, en el contexto actual lanza un mensaje muy positivo: la recuperación global ha comenzado tras la crisis de 2008 y la economía americana ha recuperado la “tracción” tras 7 años. Este efecto positivo se amplifica por el rotundo mensaje de la FED de que el ritmo de subidas será paulatino y suave.

Respecto al aterrizaje suave chino, parece cada vez más contrastable ya que los últimos registros publicados alejan el fantasma de una desaceleración fuerte en aquel país. Aunque dadas las conocidas opacidades (incluso en esto hay novedades esperanzadoras) de los datos chinos, seguiremos de cerca la evolución.

Muchas gracias por vuestra atención,

Josu de Linaza

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Email this to someone